Saltar al contenido
VISION DE MILLONARIOS

La parábola de los dos lobos: tardarás menos de un minuto en leerla, pero la recordarás toda tu vida.

La sabiduría de los indios es sorprendente y un viejo indio trataba de dejarle a su pequeño nieto una enseñanza que le durara para toda la vida y que marcara su camino.

Una noche, se sentó bajo el cielo estrellado y lo invitó a sentarse junto a él. Le platicó anécdotas de su historia que trascendieron y lo convirtieron en el viejo sabio que todos lo consideraban.

Le anticipó que le contaría algo que lo marcaría para siempre y esta fue la conversación que tuvieron y seguramente el pequeño nunca olvidó:

Sabes, en nuestro interior todos tenemos dos lobos constantemente, ambos tienen una lucha imparable, una pelea tan terrible que no a todas las personas les es fácil lidiar.

¿Dos lobos, cómo es eso abuelo?  

Con ingenuidad y asombro preguntó el pequeño niño

Sí, todos en nuestro interior tenemos dos lobos totalmente distintos; uno es malo porque representa todos los malos sentimientos que pueden existir en un ser humano, la envidia, la ira, los celos, el orgullo, la codicia, el resentimiento, los miedos, la mezquindad, la culpa, el ego, la autocompasión y la arrogancia.

El anciano miró al niño para comprobar que aún tuviera su total atención, y continuó:

Pero el otro representa todo lo bueno; el amor, la alegría, la esperanza, la generosidad, la paz, la fe, la bondad y la verdad, le dijo el viejo indio a su pequeño nieto.

Entonces el pequeño preguntó:

¿Quién es el más fuerte abuelo, cuál lobo es el que gana?

La respuesta fue, eso mi pequeño niño depende de cada uno.

¿A cuál lobo alimentarías tú?

Una hermosa historia, con un profundo y maravilloso mensaje, el cual nos enseña que nosotros decidimos. Depende de nosotros decidir cuál de los lobos vamos, alimentar. No dependerá de nadie más que nosotros. La leyenda nos recuerda que todos tenemos un gran poder dentro de nosotros: El poder para decidir quiénes somos, lo que nos da el control de nuestros propios sentimientos, emociones y comportamientos.

Nuestras circunstancias externas junto con cada persona que nos cruzamos en el camino van a ayudar a uno de los lobos, pero al final somos nosotros los que decidimos quien gana. Aquel que gana más batallas, es decir, aquel al que más hemos alimentado ganará la batalla final.

La pregunta final es: ¿Cuál de ellos vas a permitir que gane?

Leyenda del pueblo Cherokee (nativos de América del Norte)