Saltar al contenido
VISION DE MILLONARIOS

No hay segundas oportunidades para primeras impresiones

Los tiempos pueden cambiar pero las buenas lecciones no. Gabrielle Chanel (19 de agosto de 1883), mejor conocida como Coco Chanel, se convirtió en un ícono no solo de la moda si no del éxito en los negocios, catapultando su propio nombre en una marca y una referencia mundial. Ella como tantos otros emprendedores nació en la pobreza pero supo advertir desde muy temprano la importancia del aura y de que transmitir con cada uno de sus productos la imagen adecuada.

Así como lo hizo esta visionaria, ten en mente esto:

Cuando te perciben bien, percibes más. Si logra una imagen satisfactoria a la hora de venderse a sí mismo logrará incrementar sus ingresos ya sean pasivos o activos.

“Véase a Usted como un producto» es lo que todos van por ahí repitiendo como refrán, sin embargo nadie les explica que lo que existe en realidad no son «productos» sino percepciones que se construyen sobre ellos en la mente. Se la pasan mejorando versiones, puliendo el supuesto producto, quitando y poniendo funciones, cambiando logos y también colores, salen a vender con embanderados con «la calidad» y regresan sin resultados por la sencilla razón de que no se preocupan por mejorar y cambiar percepciones.

Se ha preguntado, ¿Cómo lo perciben a Usted o a sus productos?

Si Usted aplica lo que aquí le digo notará que esa es la razón por la cual Usted y su competencia podrían estar vendiendo exactamente lo mismo pero con la gran diferencia de que al otro le están pagando más.

¿Escribe mejor un Montblanc Classic que un 3M?, ¿Tiene más años un Chivas 12 que un J.W. Black?, ¿Es mejor un americano en Starbucks que uno del McCafé?, ¿Da mejor la hora un Rolex que un Casio?, ¿Las llamadas son mejores en un iPhone que un Galaxy?

Todo tiene que ver con PERCEPCIONES y mientras mejor lo perciban a Usted, más podrá percibir.

Cuide su apariencia, su aroma y sus palabras porque toda percepción entra por los ojos, el olfato y los odios y créame, nada es más desagradable a la hora de intentar hacer negocios que una mala apariencia, la falta de higiene o las palabras vacías.

Lector, no hay segundas oportunidades para primeras impresiones, así que púlase hasta convertirse en la joya con la que todos quieran ganar.