Saltar al contenido
VISION DE MILLONARIOS

La madre Teresa de Calcuta recomendaba esta oración a la juventud

La Madre Teresa de Calcuta fue un ejemplo de vida durante más de 45 años atendió a pobres, huérfanos y moribundos, al mismo tiempo que guiaba la expansión de su congregación, en un primer momento en la India y luego en otros países del mundo. Tras su muerte, fue beatificada por el papa Juan Pablo II. Su canonización fue aprobada por el papa Francisco en diciembre de 2015, después de que la Congregación para las Causas de los Santos reconociera como extraordinaria la curación de un brasileño enfermo en estado termina.

Cuenta la historia que constantemente se le acercaban jóvenes y adultos en busca de consejos. ¿Cómo seguir tu ejemplo, madre?, le preguntaban. Ella recomendaba una poderosa oración a todos aquellos que deseen alcanzar la grandeza y que hoy puedes hacerla tuya.

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso. Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!