Saltar al contenido
VISION DE MILLONARIOS

9 cosas que una persona inteligente jamás diría

Existen ciertas cosas que preferentemente no deberíamos decir ya que de ser así perdemos nuestra naturalidad al hablar.

Qué tan bueno seas en lo que hagas o que tan exitoso nada importará si alguien te escucha decir alguna de estas cosas. Frases tan necias y malas que muchas veces son estas mismas las que no nos permiten acomodarnos en un ambiente laboral.

Es por esta razón que decidimos compartirte algunas de las frases más nocivas para comentar en un ambiente de trabajo. Presta atención y fíjate si te sientes identificado con alguna de ellas.

9 cosas que te conviene no decir

  1. Siempre fue hecho así

Vivimos en un mundo tan globalizado y tecnologizado que la forma de realizar una tarea puede estar cambiando de un momento a otro. Asegurar que algo siempre se ha hecho de la misma manera nos hace quedar como ajenos al cambio. Si te encuentras haciendo cosas siempre de la misma manera y hace mucho tiempo será mejor que pienses en modernizarte.

  1. No tengo la culpa

Siempre resulta fundamental aceptar las consecuencias de nuestros actos. Si consideras que tú no tienes la culpa de algo explícate lo mejor que puedas y listo. Limítate a contar los hechas y deja que los demás saquen sus propias conclusiones al respecto. Cuando comienzas a echar culpas a los demás es cuando los demás te ven como alguien que no asume sus responsabilidades.

  1. No puedo

A tu gente más cercana nunca les parecerá grato oírte decir que no puedes. Para ellos significará que no quieres. Diciendo algo como esto estás dejando ver al otro que no cumplirás tu tarea. Si realmente no nos sentimos capaces de hacer algo es necesario focalizar nuestras energías para encontrar una solución alternativa. Digas lo que digas procura siempre hacer comentarios que tiren hacia lo positivo y no a lo negativo.

  1. No es justo

En la vida no todo resulta como queremos, eso es algo que todos sabemos. Decir que algo no es justo no será más que un sinónimo de inmadurez. Si deseas que los demás tengan una imagen positiva de ti acepta los hechos. Por ejemplo, en vez de cuestionar porqué le han dado un ascenso a tal y no a ti ponte a pensar en que tienes que mejorar.

  1. No es mi trabajo

Cada vez que dices esto parece que tu única ley es la del menor esfuerzo. Algo que nunca deberías decir en un ambiente laboral. Si tu superior te solicita algo que no es propio de tu trabajo lo mejor que puedes hacer es poner manos a la obra de inmediato. Procura sacarte de encima rápido aquello que no te gusta hacer. De esta manera serás una persona más respetada.

  1. Voy a preguntar algo estúpido

Anunciar este tipo de cosas te quita de toda credibilidad. Es más, quizás lo que dirás es algo realmente asombroso, pero hacerlo de esa manera te hace ver inseguro. Es así, si tú no estás seguro de lo que estás diciendo definitivamente nadie lo estará. Siempre hay que mantenernos pragmáticos y positivos.

  1. Lo intentaré

Decir “lo intentaré” también es sinónimo de no tener confianza en uno mismo. Resulta fundamental tomar responsabilidad de nuestros actos y si creemos poder hacer algo dejar todo en ello. Nunca es bueno anticiparse a algo y creer que no podemos lograrlo. Pues, si no te sale buscas la manera de resolverlo.

  1. Tan sólo me llevará un minuto

Decir esto da la impresión de que eres una persona apurada y que hace todo a los tirones. Excepto que vayas a hacer algo realmente en un minuto, que no te de miedo expresar que la tarea puede llevar su tiempo, pero la completarás. La velocidad es buena pero ciertas veces nuestro peor enemigo.

  1. Detesto este trabajo

Lo que menos quieren oír tus compañeros de trabajo son quejas acerca de cómo odias tu trabajo. Comentarios como este jamás te darán una imagen positiva. Los superiores tienen en claro aquellas personas de un grupo laboral que siempre están pateando la moral. Intenta ser un poco más agradecido por el trabajo que tienes.